Un verano movido ha tenido el Río Illapel. Luego del Encuentro Criollo y Costumbrista realizado en Huintil, El Alcalde Denis Cortés Vargas junto a los concejales Hermosina Mánquez y Fabián Olivares se trasladó hasta la localidad de Santa Virginia para participar de la Trilla a Yegua Suelta organizado por Julio Ramírez.

En la oportunidad, el jefe comunal destacó la importancia de mantener vivas las tradiciones del campo, ya que es la instancia perfecta para reunir a la familia y conocer de nuestra cultura.

“Hoy día se ha empezado a retomar la tradición de la trilla, que se hace con caballos sueltos y con el manejo de la era. Hoy también tenemos la posibilidad de compartir con el público junto a un rico plato de comida tradicional. Hay que apoyar estas iniciativas que nos permiten recuperar tradiciones y gozar de la atención de gente tan amable, solidaria y trabajadora”, enfatizó el edil.

La idea fue compartida por los concejales Hermosina Mánquez y Fabián Olivares, quienes tuvieron la oportunidad de compartir un rico plato de comida tradicional junto a los participantes y organizadores de la trilla.

“Maravilloso de compartir en la trilla de don Julio Ramírez. Me gusta que estas tradiciones se mantengan vivas en el campo, sobre todo en el río Illapel. Lo bueno es que hay personas de todas lados, no solo lugareños y también vecinos que vienen a ayudar”, dijo Mánquez.

“El año pasado estuvimos en este mismo sector. Vimos que mejoró, porque la gente le puso más pasión y no se pierden las tradiciones. Hemos disfrutado del verano en el río Illapel, donde he visto gente con mucho talento que no quiere perder su cultura”, esgrimió Olivares.

En tanto, Julio Ramírez, organizador de la Trilla a Yegua Suelta, indicó que este evento se hace por segundo año consecutivo y se demoró un mes en llevarlo a cabo, mientras que Eduardo Mánquez, presidente de la Junta de Vecinos Los Perales, agradeció el apoyo del Municipio, institución que siempre los ha respaldado en difundir sus tradiciones. Escuchemos sus palabras a continuación.

“Me organicé durante un mes, corté trigo para la era y tuve que estar metido en todo lo necesario para que la trilla resultara de la mejor forma posible. Con lo que vivimos hoy, se recompensa todo el trabajo realizado”, explicó Ramírez. En tanto, Mánquez dijo que “todo me ha parecido muy bonito, participa la familia. También me tocó trabajar, estuve cocinando para los asistentes y me gusta hacerlo, porque mantenemos nuestras tradiciones, las cuales no se deben perder.