42 vecinos de Illapel recibieron subsidios por parte de los programas Protección al Patrimonio Familiar, Reconstrucción y Grupos Emergentes y Clase Media por parte del Serviu y del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, apoyado por el Municipio para que puedan reconstruir sus viviendas o negocios en algunos casos, tras el terremoto del 16 de septiembre de 2015

En la oportunidad, el edil de la comuna, Denis Cortés Vargas, destacó el aporte del gobierno, el cual supera los 20 millones de pesos por familia y el modelo de las casas, que tienen más de 65 metros cuadrados.

“Es gratificante para nosotros estar en un momento tan importante para estas personas, porque uno las conoce y sabe que han pasado momentos difíciles por culpa del terremoto. Lo bueno, es que el Gobierno les entregó un subsidio bastante bueno, de más de 20 millones de pesos. Se están haciendo unas casas muy lindas, con más de 65 metros cuadrado y algunas con dos baños y de dos pisos. Cabe destacar que se les buscó un espacio enorme a los contratistas locales y hoy hay más de 40 casas en construcción bajo la supervisión de constructores locales”, enfatizó la autoridad.

El Gobierno de Chile, a través del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, está trabajando por las necesidades habitacionales de las familias. El Delegado Provincial de Serviu, Cristian Carriel, explicó de qué se tratan estos subsidios.

“Hicimos una entrega de tres tipos de subsidios: Entregamos subsidios del Llamado Regular para las familias que decidieron ampliar o mejorar sus viviendas. Entregamos subsidios DS1 para la reconstrucción de las casas de familias que la perdieron por culpa del terremoto, teniendo en consideración a contratistas locales. Por último, desde nuestro Llamado Regular DS1 entregamos un número importante de subsidios para familias que quieran construir en sitio propio”, explicó.

Una de las personas que recibió el subsidio por más de 20 millones de pesos fue Brenda Sibulka, quien destinará ese dinero a la reconstrucción de su casa y negocio, los cuales quedaron en el piso luego del terremoto que afectó a la zona en 2015.

“Para mí fue bastante impactante recibir la noticia que recibí un subsidio porque en las condiciones en que quedé, con deudas por haber refaccionado mi local comercial y mi casa. Es una bendición, porque quedé en muy malas condiciones. Ahora podré armar mi casa para poder vivir más digna”, cerró.